La falsa guerra civil de Portugal

El poder de las nuevas tecnologías y las redes sociales en la actualidad es indiscutible. Internet ha conseguido que una noticia se extienda a todos los rincones del mundo en pocos segundos, ha originado una simultaneidad informativa sin precedentes. Cualquiera puede jugar a ser periodista. Esta rapidez y el fácil acceso dan lugar a situaciones curiosas, y es que, ya casi es costumbre que la red social Twitter “mate” cada semana a un personaje público. Aunque, a veces, a más de uno se le va de las manos.

Y es que, un tal Mikel Nhao comenzó anoche un bulo en esta red social de microblogging que miles de personas se creyeron: En Portugal había comenzado una guerra civil. En pocos minutos se creó el hashtag #prayforPortugal y pronto se convirtió en trending topic, es decir, en tema del momento.

El usuario FacuDiazT continuó con el engaño, y publicó varias tweets falsos, de The Associated Press y El País. E incluso se atrevió con un montaje de la supuesta portada del periódico en su edición digital –su Defensor del Lector ha asegurado que el departamento jurídico de la entidad evaluará las medidas a tomar–. A partir de ahí, la noticia corrió como la pólvora y comenzó una situación caótica en la que nadie sabía explicar qué ocurría exactamente, pero de la que todo el mundo hablaba. Guerra Civil… Cierre de fronteras… Había quienes apostaban por “rezar” para que España no fuese el “próximo”. Incluso el cineasta cántabro Nacho Vigalondo expresó su malestar ante tales acontecimientos.

Pero los más sorprendidos fueron los propios portugueses, quienes no entendían nada y aseguraban que en su país no ocurría lo que se estaba contando. Al final, la razón se impuso por su propio peso, y todo quedó en una mera anécdota (que dará que hablar).

Según el autor del bulo, “lo bueno de Twitter es que ahora nosotros también nos podemos inventar noticias como hace la prensa”, afirmación tras la que se ha escudado para justificar la creación de esta farsa. Como experimento, montaje, o broma de mal gusto, ha cumplido su misión, pero a partir de ahora, los usuarios de esta red social deberán ser más cuidadosos, no creerse lo primero que lean y, sobre todo, esperar a que se contraste la noticia, una regla básica en el periodismo.

A %d blogueros les gusta esto: