Pep

Guardiola, la leyenda viva del Barça

Cuatro años y 13 títulos después, el Barça dice adiós al que se recordará como su mejor entrenador. Pep Guardiola ya había tomado esta decisión al inicio de la temporada, aunque desde el principio avisó de que su etapa no sería muy larga, y sobre esta ya se había especulado mucho últimamente. Sin embargo, sigue siendo un día triste, lleno de despedidas y agradecimientos al técnico catalán por parte de la afición y los jugadores culés.

Cuando fue presentado en rueda de prensa en junio de 2008, pocos fueron los que depositaron  toda la confianza en él. Venía precedido de Frank Rijkaard, un entrenador que le dio al Barça dos Ligas, dos Supercopas de España y una Champions. Superar ese palmarés tan pronto, y sobre todo viniendo de alguien tan joven, era todo un reto difícil de alcanzar. Pero Pep sorprendió a todos regalándole al Barça el mejor ciclo en los 113 años de historia del Club.

Pep es un hombre que como jugador ya le dio a los blaugrana 6 Ligas, 2 Copas del Rey, 1 Copa de Europa, 1 Recopa de Europa (actualmente Copa de la UEFA) y 2 Supercopas de Europa. También fue parte de la Selección Española que consiguió el oro en los Juegos Olímpicos de 1992. Con tan solo 37 años se atrevió a tomar las riendas de uno de los equipos con más casta en el panorama mundial; y no defraudó. Tan solo en su primer año consiguió un triplete histórico: Liga, Champions y Copa del Rey. El Barça pasó a ser el primer equipo español en lograr esa hazaña; la leyenda de Pep apenas comenzaba. El año 2009 acabó con un logro casi imposible. El Barça terminó la temporada haciéndose con la Supercopa de España, la Supercopa de Europa y el Mundial de Clubes. Sumando esos títulos a los tres conseguidos anteriormente, hizo de un Barça histórico que ganó los seis títulos disputados en un solo año. Es el único equipo del mundo que lo ha conseguido.

La era Guardiola será recordada con nostalgia y orgullo por todos los aficionados culés. Pep lo dio todo como jugador, y volvió como entrenador para llevar la gloria del club a lo más alto. Entre todas las cosas que agradecerle a este entrenador, los culés tendrán siempre presente el florecimiento de su jugador estrella: Lionel Messi. El mejor jugador del mundo lleva en su técnica la huella Guardiola, y sin duda al Barça le quedan muchos años por disfrutar de este singular crack.

Cada año Pep anunciaba que podía ser el último. Nunca prometió una gran continuidad y prefería  fichar por temporadas para no pecar de arrogante. Esta ha sido la última. Pese a una temporada algo más gris que las anteriores por la eliminación en Champions y la pérdida contra el Real Madrid en Liga en la misma semana, ningún aficionado quería que llegara este día. Tito Vilanova, su mano derecha en el equipo técnico, será el encargado de sustituirle. El club apuesta por la continuidad de la técnica que Guardiola ha implantado en este gran Barça. Pese a no tener gran experiencia como entrenador y encontrarse en proceso de recuperación de un tumor del que le operaron el pasado noviembre, Tito, de 42 años, ha optado también por la valentía al coger las riendas del gran Pep. Un acto que sin duda recuerda el coraje del joven Guardiola en 2008. Pese a no tener un gran palmarés como entrenador, Vilanova sí conoce muy bien a la plantilla, cuenta con su confianza y con su afecto. Es por esto por lo que le deseamos mucha suerte en esta nueva andadura.

Algunos medios afines al Real Madrid han acogido la renuncia de Pep como un triunfo de Mourinho, con el que le han comparado sin tregua desde la llegada de este último al Real Madrid. El hecho de que Guardiola decida dejar el club antes que este no es un éxito para el entrenador portugués. Este, que vino como un fichaje estrella más caro que muchos jugadores, solo ha ganado con el equipo blanco una Copa del Rey y, presumiblemente, la presente Liga. Es por esto que no deberían tomarlo ni él ni sus afines como un triunfo. No ha conseguido los trece títulos de Pep. No ha logrado el respeto y la admiración de sus homólogos en la Liga como lo ha hecho el técnico catalán. No ha conseguido la plena confianza de la afición merengue, que se encuentra más dividida que nunca. Y no ha alcanzado la elegancia, el saber perder y, sobre todo, el saber ganar de Guardiola. José, aún te queda mucho por aprender. Pep, ¡te echaremos de menos!

IMAGEN: De izquierda a derecha: Sandro Rosell, Pep Guardiola y Andoni Zubizarreta. EL MUNDO DEPORTIVO

A %d blogueros les gusta esto: