josecabrera2

José Cabrera: “Nuestro ánimo y nuestra personalidad marcarán nuestra vida y felicidad”

José Cabrera Forneiro (Madrid, 1957) es Doctor en Medicina, especialista en Psiquiatría y diplomado en Criminología y Salud Pública. Le avalan más de 25 años dedicados al estudio de la mente humana y, todavía hoy, afirma seguir sorprendiéndose del comportamiento humano.

 –ENF: ¿Cómo y cuándo decide dedicarse a la psiquiatría?

-José Cabrera: Yo creo que no fue por vocación que llegué a la psiquiatría, mi padre era psiquiatra y así, poco a poco, me fue entrando el gusanillo, pero lo he compatibilizado con muchas otras actividades para no aburrirme.

-ENF: “La mente humana es un instrumento perfecto, solo hay que saber tocarlo”. ¿Qué me dice de las personas con trastornos mentales?

-J.C.: Pues son personas que sufren mucho, que hacen sufrir y que, en la mayoría de casos, no tenemos la menor idea de porqué enfermaron, pero claro, lo perfecto es enemigo de lo bueno.

-ENF: ¿Hace poco se preguntaba lo siguiente: “¿Es tan complejo poner orden en un mundo que parece abocado a un permanente lío?”. ¿Ha encontrado la respuesta?

-J.C.: Pues debe serlo porque muchos hablamos de ello y nadie le pone el cascabel al gato. Yo creo que el desorden en el que vivimos es casi connatural al ser humano, en el mundo animal y vegetal no pasa “ni parecido”.

-ENF: ¿Los pensamientos positivos influyen en el destino de cada uno?

-J.C.: El destino de una persona es su carácter como muy bien dijeron los griegos, así pues, nuestro ánimo y nuestra personalidad marcarán nuestra vida y nuestra felicidad sin duda.

-ENF: Según la física cuántica, los seres humanos estamos conectados con un Todo, es decir, todos formamos parte del Universo…

-J.C.: Sin duda, somos parte del Universo y estamos interconectados y, como dijo el poeta, estamos hechos con polvo de estrellas (en referencia a que nuestros átomos hace millones de años estuvieron muy pero que muy lejos).

-ENF: Recientemente, se ha demostrado gracias a la mecánica cuántica que, lo que ocurre en el mundo subatómico, influye en nuestro mundo “real”, en el macroscópico. Sorprendente, ¿no cree?

-J.C.: Yo casi no tengo ya capacidad de sorpresa, pero lo cierto es que los nuevos descubrimientos subatómicos son increíbles y aún hay mucho más por ver…somos átomos, ¿cómo no nos va a influir la realidad subatómica?

-ENF: ¿Ciencia y espiritualidad convergerán en algún momento de la historia?

-J.C.: Ya lo hicieron hace 2000 años con la venida de Jesús, y van de la mano, porque más necesita la ciencia del espíritu que al revés.

-ENF: ¿Qué es la conciencia?

-J.C.: Neuropsicológicamente es la facultad de estar alerta y conocerse así mismo que tiene la persona.

-ENF: ¿El cerebro procesa igual que la mente?

-J.C.: El cerebro es simplemente una víscera llena de neuronas cuyo epifenómeno básico es la mente, su producto fisiológico.

-ENF: ¿Existe el alma? En caso afirmativo, ¿dónde se encuentra?

-J.C.: Que el alma existe es una exigencia del ansia del ser humano por la inmortalidad, es la única hipótesis plausible para vivir con esperanza, pero por su propia definición no puede relacionarse con un espacio físico salvo cuando el ser humano está vivo.

-ENF: ¿Ver para creer o creer para ver?

-J.C.: Creer para ver, solo creyendo se puede vivir con cierta dignidad.

-ENF: ¿La psiquiatría ha llegado a explicar el método de la escritura automática?

-J.C.: No. Pero, ¿quién dijo que la ciencia en general y la psiquiatría en particular tuvieran todas las respuestas? apenas tienen unas pocas.

-ENF: Los antiguos pensaban que la glándula pineal o tercer ojo era el lugar donde residía el alma. Actualmente, ¿qué función se le otorga?

-J.C.: La glándula pineal hoy es un vestigio de lo que en su día en los reptiles, de donde provenimos, era la forma de detectar al animal que había que cazar por su calor corporal, luego las leyendas y los tópicos han deformado esa sencilla realidad.

-ENF: ¿Existen los exorcismos?

-J.C.: Como conducta ritual y protocolizada para luchar contra el mal personificado en el demonio, en la creencia de su existencia y en el seno del Catolicismo, claro que existen.

-ENF: Gran parte de las personas con depresión acuden a fármacos para aliviar su problema. ¿Hasta qué punto es buena su injerencia?

-J.C.: Los fármacos hoy son la única vía para empezar a tratar una Depresión de importancia, para luego pasar a la psicoterapia y a las modificaciones conductuales, quien no tenga claro esto…lo tiene claro.

-ENF: ¿Qué aconsejaría a estas personas?

-J.C.: Cualquier persona que crea estar excesivamente triste, o triste sin motivo, con apatía, desaliento, anorexia, insomnio, abulia, e incluso ideas de no querer vivir, debe acudir a un profesional de la medicina de inmediato y luego ya veremos.

-ENF: En una de sus conferencias ‘El dolor hoy’ habló sobre las enfermedades psicosomáticas, es decir, existe un componente físico y espiritual que enferma al ser humano. ¿Cierto?

-J.C.: Todas las enfermedades físicas tienen un impacto psíquico sin excepción, y todas las dolencias psíquicas de inicio pueden acabar deteriorando el cuerpo en lo físico, por eso siempre se ha dicho que no hay enfermedades sino enfermos.

-ENF: A estas alturas y después de su extenso currículum como psiquiatra, ¿le sorprende el comportamiento humano?

-J.C.: Siempre es sorprendente el comportamiento humano, porque es el único de entre los mamíferos que no es predecible, si no hay sorpresa se acaba lo humano.

-ENF: En una ocasión afirmó lo siguiente: “Cada uno de nosotros, dependiendo de las circunstancias en las que nos encontremos, podemos actuar como depredadores”. Entonces, ¿se pueden justificar determinadas acciones?

-J.C.: Desde el punto de vista psíquico todas las conductas pueden explicarse, otra cosa es justificarse, y menos en un medio social con unas normas preestablecidas y unas leyes que cumplir. Ojalá nunca nos veamos en el límite de nuestras posibilidades porque, en ese momento, las reglas desaparecen.

-ENF: El común denominador de la criminalidad, en muchos casos, es la desestructuración familiar. Y en el resto de casos, ¿qué supuestas patologías puede presentar el individuo criminal?

-J.C.: La infancia es el patio en el que jugamos toda nuestra vida, por eso siempre se ha dicho que en ella está la explicación de casi todas las conductas criminales, y digo casi todas porque luego entran en juego otras variables como el azar, las compañías, las drogas, etc.

-ENF: ¿Existe el bien y el mal congénito?

-J.C.: Nada es congénito salvo las enfermedades genéticas o las lesiones en el parto, y menos el bien y el mal que son conceptos morales y no médicos.

-ENF: ¿Cree que según qué infancia se tenga, el individuo es de una manera u otra?

-J.C.: Básicamente sí, por eso es tan importante proteger y cuidar el ambiente del niño que tarde o temprano será un adulto y entonces ya no habrá remedio.

-ENF: ¿Somos dueños de nuestro destino?

-J.C.: Solo moderadamente, nuestra fantasía sobre la libertad es eso, solo fantasía, nuestra libertad está demasiado restringida como para hacerse ilusiones.

-ENF: En su libro ‘Yo estuve allí’ explica que “la persona con enfermedad mental es la menos peligrosa que existe, solo un porcentaje ínfimo lo es”. Curioso, cuando menos…

-J.C.: Pero real al 100%, o al menos es lo que yo he vivido, y en ese mundo he vivido mucho. La persona con un trastorno mental grave es un ser sufriente que apenas delinque, y si lo hace es porque nadie se ha preocupado en medicarla, protegerla y educarla.

-ENF: También ha ejercido como psiquiatra penitenciario. ¿No cree que, en muchos casos, los presos sean víctimas del propio sistema?

-J.C.: El sistema es el que es con sus luces y sus sombras, y si se rompen las reglas hay que pagar por ello, es el consenso, pero siempre hay una capacidad para evitar el delito, o al menos me gustaría creer esto.

-ENF: En una ocasión, en un programa de Televisión escuché a una madre denunciar la falta de ayuda gubernamental e institucional a familias cuyos miembros padecen algún tipo de trastorno mental, como por ejemplo, la esquizofrenia. ¿Le constan denuncias semejantes?

-J.C.: Muchas, demasiadas como para no hacerles caso…es urgente ayudar a las familias que sufren ese dolor.

-ENF: La muerte de Marilyn Monroe ha sido un tema de intenso y misterioso debate. En su libro CSI Marilyn (Ediciones Atlantis) habla de ello. Un trabajo de investigación que esclarece el enigma de tal suceso hace ya 50 años. ¿Se podría hablar de un posible asesinato con el fin de silenciar a la actriz?

-J.C.: Desde luego a Marilyn muchos querían verla muerte, sabía demasiado, era demasiado errática, se había arriesgado mucho en sus relaciones….huele a una muerte “que vino bien”.

-ENF: ¿Es necesario creer en algo para poder sobrellevar la vida?

-J.C.: Sin duda. Sin Fe, vivir es simplemente vegetar, sobrevivir, pasar el tiempo. No se puede vivir sin creer en algo, en alguien o en uno mismo. Sería vivir sin un sentido.

 

IMAGEN: Dr. José Cabrera Forneiro

A %d blogueros les gusta esto: