Manifestación espontánea con la que se recibió a los mineros camino a la Puerta del Sol, el martes por la noche.

La España obrera se siente minera

El éxito de la ‘Marcha Negra’, que ha congregado a miles de personas en sus protestas, se ha ensombrecido ligeramente por las cargas de los antidisturbios contra los manifestantes, que han provocado más de 70 heridos.

El recibimiento que se dio a la ‘Marcha Negra’ la pasada noche en Madrid fue desbordante. Los aproximadamente 500 mineros y familiares que se han trasladado desde distintos puntos del país se sintieron emocionados al ver el calor popular que los acompañó desde Moncloa hasta la Puerta del Sol. Pese a no tener datos oficiales las fotografías hablan por si mismas. Miles de personas se unieron a los mineros en su lucha contra el recorte del más de 60% a las ayudas al carbón nacional. A su paso por las nocturnas calles de Madrid los manifestantes espontáneos arrullaban a los mineros con gritos como: “Madrid obrero apoya a los mineros” o “Vosotros sois nuestra selección”. Muchos de los profesiones del carbón, que llevaban las luces de sus cascos encendidas, aseguraron sentirse desbordados por tan acogedor recibimiento; e incluso se pudo apreciar alguna lágrima de emoción.

El lunes por la noche los mineros de la columna norte (Asturias, León y Palencia) fueron recibidos por los vecinos de Aravaca en una multitudinaria y prácticamente espontánea “cena de confraternización”, en la que participaron 3.000 personas y numerosos personajes del mundo de la cultura, como Luis Eduardo Aute, Pilar Bardem, Willy Toledo o Víctor Manuel. Este último, procedente de un pueblo de la cuenca minera asturiana, Mieres, emocionó a los presentes con una interpretación de ‘El Abuelo Víctor’, uno de los cánticos clásicos de la minería. Antes de su actuación rindió un merecido homenaje a aquellos mineros que luchan a su modo desde casa: “Un recuerdo, lo primero de todo, para los compañeros encerrados en los pozos Candín y Santiago, que llevan 45 días”. Luis Eduardo Aute también se arrancó con una capella de la mítica ‘Al Alba’, añadiendo otro toque reivindicativo a la noche; además del disfrute de la actuación del Caídos del Cielo, un grupo de teatro formado por personas en riesgo de exclusión social. El broche final vino con la unión de varios artistas que cantaron ‘Santa Bárbara Bendita’, el himno minero por excelencia y banda sonora de las protestas de los 60.

Esta mañana, pasadas las 11:00 horas, arrancaba desde la plaza de Colón la manifestación con la presencia de mineros, sindicatos y grupos de apoyo formados por ciudadanos que clamaban por la lucha obrera, como miembros del 15M o de la Plataforma en Defensa de la Educación Pública. Bajo el lema: Sí a la reactivación de las comarcas mineras y Quieren acabar con todo, miles de personas (10.000 según la Delegación de Gobierno, aunque las fotografías dejan pequeña esa cifra) han caminado en dirección al Ministerio de Industria en una marcha pacífica y ejemplar, al ritmo de los petardos que los mineros estallaban cada dos minutos.

Como viene siendo habitual en las protestas contra las medidas impopulares del Gobierno, hacia el final de la marcha un pequeño grupo antisistema ha roto esa calma. Siguiendo de nuevo un ritmo que ya se hace conocido a los manifestantes, los antidisturbios han respondido en el acto de forma desproporcionada y aleatoria. Pese a la alerta de peligro que suponen estas armas, y que ya se han cobrado una vida en nuestro país, el cuerpo de antidisturbios ha disparado con pelotas de goma hacia la desprotegida multitud. Hay más de 70 heridos, y algunos de ellos niños. Las fotografías muestran claramente las marcas que las pelotas dejan en el cuerpo de las víctimas, que han denunciado que se disparaban a muy corta distancia, pese a que esto está prohibido. Por supuesto, desde la Policía se niega este hecho.

Los gritos y reclamaciones no se han hecho esperar, tras lo cual el escenario cercado del Ministerio se ha convertido en una batalla campal. Algunos manifestantes respondían a la represión policial con piedras o petardos, mientras que la mayoría optaban por dispersarse del lugar. Muchos testigos se han quejado de que los antidisturbios han disparado desde dentro de las lecheras y aceleraban contra la multitud para provocar el pánico. En El País se comentaba el insólito caso de un policía municipal que se encaró con sus ‘compañeros’ de profesión, gritándoles: “Si ser policía significa atentar contra el pueblo, os dejo ahora mismo mi placa”. Por su parte, los secretarios generales de UGT y CC OO, Cándido Méndez y José Ignacio Toxo han denunciado desde el lugar la brutalidad ejercida por las fuerzas del orden hacia una multitud que “estaba manifestándose pacíficamente”. No es la primera vez que se acaba una manifestación a golpes, desviando así la atención de lo que la ciudadanía requiere. Ni será la última, por desgracia.

Fuentes de la policía han informado que se han producido ocho detenciones, aunque no han querido facilitar la identidad ni los cargos de los que se les acusa. Lo único que se ha podido confirmar hasta el momento es que ninguno de los detenidos era minero, lo que alienta la teoría de los antisistema que tanto parecen disfrutar de las manifestaciones anti-gubernamentales. Desde el Ministerio del Interior se ha difundido un video del momento de las cargas, en el que lo más que se ve hacer a los manifestantes es gritar insultos contra los antidisturbios que tienen acotada la zona y, en algún caso extremo, lanzar botellas de agua. Si esto es lo más duro que puede difundir Interior, una servidora no llega a comprender de dónde salen los 33 policías supuestamente heridos. A no ser que sea a base de luxaciones de muñeca, claro.

El ministro de Industria, José Manuel Soria y su equipo se han negado a recibir a los mineros que han viajado a Madrid tras 20 días a pie desde distintos puntos del país. En lugar de plantar cara a un sector que están ahogando mientras rompen un pacto que ya estaba acordado con los sindicatos mineros, han rodeado de lecheras el ministerio y la sede del Partido Popular en Génova, donde había 11 furgones antidisturbios preparados a pesar de que la marcha discurría muy lejos del lugar. En declaraciones posteriores recogidas por Europa Press el ministro ha intentado desviar la atención a los disturbios ocurridos tras la manifestación pero, tras la insistencia de periodistas, ha acabado afirmando que es “metafísicamente imposible” aumentar este año las ayudas a la minería, pues el Gobierno no tiene “margen de maniobra”. En otras palabras: Que no piensan rectificar pese al apoyo que la ciudadanía ha otorgado a los mineros en las calles.

Como apunte final, a estas horas termina una concentración alternativa en la Puerta del Sol, donde sindicatos minoritarios y el 15M querían brindar la oportunidad de manifestarse a los ciudadanos que no han podido acudir esta mañana. Se estiman que han reunido a más de 3.000 personas en apoyo a la causa minera y en contra de los recortes impuestos por el Gobierno. La concentración ha terminado con un: ¡Que viva la lucha de la clase obrera!

Como apunte de última hora, esta noche se han producido varias cargas policiales en Sol y zonas aledañas, con nueve detenidos y bastantes heridos, sobre todo a causa de las pelotas de goma.

IMAGEN: EFE

A %d blogueros les gusta esto: