Madre del Emigrante

Cada vez más pateras de emigrantes españoles

Una patera de españoles ha sido interceptada en Argelia, y todos los ocupantes han sido repatriados. El mundo al revés. Cada vez más jóvenes buscan su futuro fuera de la península, cansados de la crisis del mundo desarrollado.

Podría parecer una broma, teniendo en cuenta el nivel de vida al que en Europa y España estamos acostumbrados, a pesar del sufrimiento de otros. También podría parecer falso, visto el silencio de los grandes medios. Sin embargo, es cierto. Una patera de jóvenes españoles fue interceptada en aguas argelinas. Su objetivo era emigrar al país africano y buscar trabajo en empresas españolas emergentes en la zona. Pero les sucedió lo mismo que les ocurre a los inmigrantes que llegan a las costas españolas y que tantos desprecios e insultos han recibido: han sido repatriados.

Los jóvenes habían perdido su empleo en España y solicitaron visados para viajar a Argelia, pero les fueron denegados. Ante la desesperación, se echaron al mar y fueron interceptados por los guardacostas de la pujante ciudad de Orán, donde están asentadas bastantes empresas españolas.

Casualmente, hace unos días una viñeta de humor bromeaba con esta posibilidad. No obstante, este no ha sido el único caso, ya que hace tiempo también se interceptaron pateras en Mauritania. Parece ser que este viaje al revés se empieza a convertir en una tendencia emergente. Los ciudadanos portugueses también están emigrando a sus antiguas colonias africanas, especialmente Angola, donde cuentan con la ventaja del idioma.
Otro lugar que los españoles valoran como posible destino migratorio es América Latina, también por la facilidad de adaptación por la lengua y los lazos culturales que la unen a la península.

En la Europa supuestamente civilizada preocupa esta emigración masiva de talentos, ya que los grandes mandatarios son conscientes de que será difícil reconstruir el viejo continente sin cerebros pensantes que puedan trabajar al servicio de estos países. Sin embargo, es perfectamente comprensible la opción que eligen cada vez más y más jóvenes, y es bastante preocupante la manera en que lo tratan los medios, dando la sensación de que la emigración es una decisión voluntaria, cuando está claramente condicionada por las circunstancias políticas, económicas, sociales y también personales de los jóvenes, que no ven en España futuro alguno. En los medios da la sensación de que los jóvenes no sufren al marcharse del país en el que les gustaría crecer profesional y personalmente. Estos viajes se presentan como aventuras juveniles, aprovechando la mala situación económica. Sin embargo, es una emigración tan poco voluntaria como la de la Guerra Civil, lo que no significa que, por supuesto, no haya personas que se van porque así lo desean.

No obstante, aun deseando vivir en otro lugar, ¿a qué se deben estas ganas? Al sentimiento de fracaso de España dentro del esquema internacional y a la vergüenza de pertenecer a un país que no invierte en I+D, por ejemplo, cuando podría generar importantes beneficios a largo plazo en este terreno. Ninguna emigración es voluntaria. Hasta ahora parecía que España, agitada por los gobiernos de turno, se reía de los desesperados inmigrantes procedentes de África, y los devolvía sin dilación, calificándolos de ‘ilegales’, cuando ninguna persona es ilegal, pues las fronteras son invenciones humanas, así como los estados, las nacionalidades y el patriotismo. ¿Y ahora que nos toca emigrar a nosotros, incluso en patera, también vemos bien la repatriación? Ahora… ¿hablamos también de ilegales?

IMAGEN: Estatua de la Madre del Emigrante, en Gijón. MIGUELJBR

  • Schaaff

    Sra. Lezcano, lo que ud. comenta sobre una “patera de españoles”, es una distorsión de lo que en realidad pasó. Su precisión como articulista es realmente muy pobre, porque ud. ni siquiera se ha molestado en ir a averiguar con esos jóvenes españoles, para conocer la realidad. Gente como ud. daña la credibilidad de la gente seria y veraz.

A %d blogueros les gusta esto: