¡Feliz día de los enamorados!

¡Feliz día de los enamorados! Ni 14 de febrero, ni día nacional, pero aún así, ¡feliz día de los enamorados!

¿A qué me viene este pensamiento? Igual pensaréis que estoy de aniversario o algo así, pero no. No tiene nada que ver con eso. Bueno, algo que ver sí, pero creo que no es lo que pensáis.

Veréis. Una persona con la que compartes tu vida y que te regala la suya creo que se merece algo más que un sólo día al año. Ese 14 de febrero que las malas lenguas dicen que es un invento del Corte Inglés, y que realmente tiene una razón de ser, aunque termine en que estos grandes almacenes se han llevado toda la gloria. La historia es esta:

El origen se remonta al Imperio Romano.

San Valentín era un sacerdote que hacia el siglo III ejercía en Roma. Gobernaba el emperador Claudio II, quien decidió prohibir la celebración de matrimonios para los jóvenes, porque en su opinión los solteros sin familia eran mejores soldados, ya que tenían menos ataduras.

El sacerdote consideró que el decreto era injusto y desafió al emperador. Celebraba en secreto matrimonios para jóvenes enamorados (de ahí se ha popularizado que San Valentín sea el patrón de los enamorados). El emperador Claudio se enteró y como San Valentín gozaba de un gran prestigio en Roma, el emperador lo llamó a Palacio. San Valentín aprovechó aquella ocasión para hacer proselitismo del cristianismo.

Aunque en un principio Claudio II mostró interés, el ejército y el Gobernador de Roma, llamado Calpurnio, le persuadieron para quitárselo de la cabeza.

El emperador Claudio dio entonces orden de que encarcelasen a Valentín. Entonces, el oficial Asterius, encargado de encarcelarle, quiso ridiculizar y poner a prueba a Valentín. Le retó a que devolviese la vista a una hija suya, llamada Julia, que nació ciega. Valentín aceptó y en nombre del Señor, le devolvió la vista.

Este hecho convulsionó a Asterius y su familia, quienes se convirtieron al cristianismo. De todas formas, Valentín siguió preso y el débil emperador Claudio finalmente ordenó que lo martirizaran y ejecutaran el 14 de febrero del año 270. La joven Julia, agradecida al santo, plantó un almendro de flores rosadas junto a su tumba. De ahí que el almendro sea símbolo de amor y amistad duraderos.

Como veis, esta es la historia. O por lo menos es la historia que me gusta a mí.

Dedicad más de un día en hacer feliz a esa persona que tanto queréis, no hace falta que haya regalos materiales, muchas veces los otros aportan mucho más y son más agradecidos. Sí, los detalles, por pequeños que sean, importan. ‘Hoy voy a aprender, que lo pequeño es grande día a día…’

  • Do you want to copy posts from other sources rewrite
    them in seconds and post on your website or use for contextual
    backlinks? You can save a lot of writing work, just type in google:
    rheumale’s rewriter

A %d blogueros les gusta esto: