La imagen más famosa del 25S

25S, un día para no olvidar

Una convocatoria pacífica para rodear el Congreso acabó el martes con una carga policial más propia de los países dictatoriales de los que tanto pretenden distanciarse los altos cargos, que de un país que presume de democracia. Una actuación policial vergonzosa que dejó la “marca España” que tanto quiere promocionar Mariano Rajoy a la altura del betún. No es posible -ni se debe- ser neutral con respecto a lo que sucedió el 25S. La función de los medios es estar del lado de la sociedad y los débiles, y eso es lo que yo, en calidad de miembro de El Nuevo Fígaro, voy a hacer.

 

Por supuesto, renunciar a la neutralidad no significa hacerlo a la objetividad y veracidad de los datos y los hechos. Simplemente, significa no maquillar, suavizar y tergiversar lo que ha sucedido, como sí han hecho los principales medios españoles. Y es un dato verídico que el despliegue policial del 25S costó solamente en dietas 200.000 euros. Con esto parece quedar claro que, como ha dicho @VendettaNet en Twitter: “No hay dinero para el Pueblo. Sólo para su represión”.

Imagen del acta de intervención de la máscara de Anonymous que se produjo en uno de los autobuses.

Todo estaba muy bien preparado. Tanto que el Gobierno tenía miedo. Y tal vez por ello acabó pasando lo que pasó. Autobuses que llegaban sin avisar a Madrid, cargados de gente dispuesta a protestar en esta gran convocatoria, se vieron intimidados por la Policía, que ordenó a muchos de ellos detenerse y se llevaron a cabo controles “preventivos”. En algunos de ellos intervinieron productos tan peligrosos como máscaras de Anonymous, y ordenaron apagar los móviles.

Durante toda la mañana y tarde se llevaron a cabo varias actividades ciudadanas, como la bienvenida a los autobuses o comidas en el Paseo del Prado. Las seis de la tarde fue la hora clave de la convocatoria. En cuestión de minutos, en la Plaza de Neptuno no cabía un alfiler, frente a los más de 1.300 policías que defendían el Congreso a cualquier precio. También acabaron ocupándose la calle Alcalá, Gran Vía e incluso la Puerta del Sol. Pese a esto, según la mayoría de medios (incluido TVE) y agencias, como Europa Press, el número de asistentes no superó los 6.000. Es por ello que no existen cifras objetivas, aunque, tras ver las imágenes, tanto las personas que se manifestaron como las que no, consideran que es una cifra extremadamente baja. Por su parte, la Coordinadora 25S calificó la movilización de gran éxito.

Más que incidentes: infiltrados y la estación de Atocha

La primera carga policial sobrevino alrededor de las siete de la tarde. Un grupo de encapuchados intentó derribar las vallas que separaban a los manifestantes de la Policía, para penetrar en el recinto del Congreso. A las nueve de la noche se produjo la gran carga, en la que fueron tristes protagonistas las pelotas de goma, cuya utilización y por orden europea, España debería abandonar como muy tarde a finales de este año, algo que no parece que se vaya a cumplir.

El propietario del local se enfrentó a los antidisturbios.

Alguien destacó durante la noche, y fue el propietario de la cafetería El Prado, quien salió en defensa de los manifestantes que se refugiaban en su establecimiento, enfrentándose cara a cara con los antidisturbios.

En esta batalla campal protagonizada por Policía y Policía, salieron escaldados los de siempre. Sí, ha leído bien: Policía y Policía. Y es que varios vídeos e imágenes demostraron tras la movilización que los individuos que derribaron las vallas y comenzaron con los disturbios eran en realidad policías infiltrados. En este vídeo, uno de ellos se identifica ante la detención de sus compañeros, gritando: “¡Que soy compañero, coño!”

Pero probablemente el momento más tenso y difícil de creer llegó a las diez y media de la noche, cuando, todavía cargando, la Policía entró en el interior de la estación de Atocha, llegando hasta los mismos andenes de los trenes de cercanías, disparando pelotas de goma y confundiendo a los manifestantes que querían detener con personas que nada tenían que ver con la movilización.

En estos vídeos de Sergi Tarín y Juan Robles respectivamente queda patente la carga policial dentro de la estación y la intimidación a la que se sometió a la prensa, rompiendo incluso partes de la cámara. Y de nuevo el mismo problema, los policías sin la placa identificativa:

Vídeo subido por Público:


Distintas versiones

Mientras Madrid podría haberse encontrado casi en un Estado de Sitio, donde se había restringido el derecho a la libre circulación y se identificaba y apaleaba sin miramientos, el presidente del Gobierno se encontraba en la Asamblea de la ONU reabriendo el debate de Gibraltar, como viviendo en otro mundo. Tuvo que aparecer la presidenta argentina, Cristina Fernández de Kirchner, para recordarle la brutal represión que se estaba llevando a cabo en su país en ese momento.

Ayer, todas las voces políticas condenaron la actuación de la Policía, a excepción de la delegada de Gobierno de Madrid, Cristina Cifuentes, y el ministro de Interior, Jorge Fernández Díaz. Ambos calificaron de “impecable” la respuesta de las Fuerzas del Orden.

Por su parte, los medios de comunicación -con alguna excepción- se encargaron durante todo el día de desprestigiar la legítima movilización ciudadana, advirtiendo -como en el caso del editorial de El País– de las penas que puede acarrear protestar frente a Cámaras legislativas. Lo mismo hizo TVE y su canal de 24 horas, al que, por lo visto, Moncloa prohibió informar acerca de la protesta.

No fue esta la reacción de los medios internacionales. Más allá de nuestras fronteras no fue noticia la movilización, sino la brutal represión policial. La británica BBC pareció alucinar con el uso de las pelotas de goma, y centró su información en ello. También se ocuparon de lo que estaba sucediendo otros medios europeos, tanto franceses como alemanes e italianos; y del resto del mundo, como Al Jazeera (que colocó la noticia como la quinta más importante del día), The New York Times, o sudamericanos, como TeleSur.

El medio noruego NRK tituló: “El gobierno español ha secuestrado la democracia”.

Similar reacción a la de la prensa internacional tuvieron, por supuesto, las redes sociales, que se caldearon, especialmente Twitter. Con el hashtag #25-S como Trending Topic mundial, y otros como #hoyes25S o #sinmiedo25S, los millones de internautas enviaban ánimos e indignación a las calles madrileñas. Algunos tweets que circularon:

Los días posteriores

Tanta represión ha traído las consecuencias contrarias a las deseadas por el Gobierno. En lugar de no salir de casa, aterradas por los antidisturbios tras su muestra de fuerza, miles de personas se volvieron a concentrar ayer en Neptuno para protestar por las cargas del día anterior y pedir la libertad de los detenidos. Se ha puesto en marcha, además, una petición digital exigiendo el cese de los responsables.

La tarde se desarrolló con tranquilidad, a excepción de algún momento de tensión. No es casualidad que precisamente a raíz de identificar de nuevo a los infiltrados y exigirles que se retiraran, no se produjera ningún tipo de incidente. Sí hubo problemas por la noche, cuando una carga en la que se dispararon salvas de pólvora se saldó con tres detenidos y tres heridos leves, entre ellos un periodista.

Después de lo sucedido durante estos días, la Coordinadora 25S ha convocado una nueva movilización para el sábado 29, también con el objetivo de rodear el Congreso. Es un símbolo, una vez más, de que ya no hay miedo. Parece que Grecia, Italia y Portugal seguirán los pasos de España durante ese día, acompañándola en las calles. El 25S llegó a su fin con 35 detenidos y 64 heridos, uno de ellos grave. Este es un síntoma claro de la crisis constitucional que está atravesando el país, cuando los altos cargos prefieren reprimir a sus ciudadanos antes que escucharles. Algo se está haciendo muy mal, y ellos lo saben. Y una forma tan “chapucera” de disolver una manifestación como la del día 25 no es sino una demostración más de que se les está yendo de las manos y tienen miedo. Solo nosotros podemos reflexionar sobre lo que está pasando, ya que, muy a su pesar, no es un acontecimiento local, sino mundial.

NOTA: Como una imagen vale más que mil palabras, pueden ver una crónica elaborada por Juan Robles con distintos vídeos, que abarca desde las 19:00 a las 00:00 horas aproximadamente.

  • Carlos

    Tania, mi aplauso por este artículo.

A %d blogueros les gusta esto: