Alfredo Embid (Foto: Joaquina López Garrido)

Alfredo Embid: “La Comisión de Derechos Humanos de la ONU no es independiente”

El analista político Alfredo Embid (Zaragoza, 1950) nos concede, de nuevo, una entrevista sobre la Comisión independiente de Derechos Humanos de la ONU, cuestionando las diligencias y la veracidad de los informes que elabora de los distintos conflictos en la región del Oriente Medio.

-El Nuevo Fígaro: ¿Qué función desempeña la ONU a la hora de mediar en conflictos e intervenciones por parte de Estados miembros permanentes?

-Alfredo Embid: La Comisión de Derechos Humanos de la ONU, creado el 15 de marzo de 2006, es la más peligrosa de todas las organizaciones. Actualmente, es utilizado como plataforma para disparar informes que demonizan a los países que se resisten a comulgar con el orden impuesto por Occidente, pedir que se envíe a sus líderes a la Corte Penal Internacional y justificar intervenciones militares. Eso es en resumen lo que hicieron con el coronel Gadaffi en Libia, y ahora están repitiendo en Siria al intentar hacer lo mismo con Assad.

-ENF: ¿Falsifican los informes para justificar dichas intervenciones?

-A.E.: Sus resoluciones son falsamente presentadas en los medios de desinformación masiva como resoluciones de la ONU, a pesar de que esta comisión sólo incluye a 47 países de los 191 que forman la ONU.

Las declaraciones de su directora, Navy Pillay, sistemáticamente siguen la estrategia de la reina de corazones: “primero la sentencia, luego el juicio”. Es decir primero la acusación antes de examinar las pruebas. Se objetará que el Consejo presenta pruebas en sus informes que condenaron a los gobiernos de Libia o de Siria, pero hay que preguntarse ¿cuál es su credibilidad? Y, sobre todo, para dársela o no hay que saber quién fabrica las “investigaciones”.

Sus condenas al gobierno sirio están basadas en los Informes de la Comisión Internacional “independiente” de Investigación sobre Siria. Igual que en el caso anterior sus informes son presentados como “informes de las Naciones Unidas”. En ambos casos esta manipulación pretende fabricar el consenso, dándoles un prestigio y una credibilidad que no tienen.

-ENF: ¿No se trata, pues, de una comisión independiente?

-A.E.: Esta comisión no es independiente como pretende resaltar en su título, y esto queda bien claro cuando analizamos quién la dirige. Oficialmente el jefe de la comisión es el juez brasileño, Paulo Sergio Pinheiro, pero basta ver sus intervenciones para darse cuenta de que es solo un pelele. Quien “corta el bacalao” es, sin lugar a dudas, la otra persona que la dirige: Karen Koning AbuZayd. Esta rubita norteamericana es vicedirectora del tanque de pensamiento, Consejo de política de Medio Oriente de Washington que, bajo la fachada de una asociación sin fines de lucro, esconde todo un arsenal de injerencia internacional.

Su director hasta hace poco fue Frank Anderson, veterano de la Agencia Central de inteligencia de Estados Unidos (CIA) durante 26 años.

-ENF: ¿Quién financia al Consejo de política de Medio Oriente?

-A.E.: Está financiado en gran parte por Arabia Saudita y las petro-monarquías del Golfo Pérsico, como lo reconoció su Presidente emérito, C.W. Freeman, que fue Secretario Adjunto de la Defensa y director del Consejo Nacional de Inteligencia que coordina las 16 agencias de servicios secretos USA. Esta financiación es una forma más de que los petrodólares retornen a casa, además de la fundamental, que es venderles monstruosas cantidades de armas, ayudarles a financiar el terrorismo mundial y hacer que los reinyecten en el sistema financiero occidental.

Karen comparte la Junta Directiva del Consejo de política de Medio Oriente con otros miembros de la CIA y del Pentágono, como  el General Joseph P. Hoar ex director del Comando Central CENTCOM que, hasta hace poco, incluía no solo los países de Oriente Medio y Asia Central más ricos en petróleo, sino además toda África.

-ENF: Imagino que las multinacionales tienen su parte del “pastel”…

A.E.: También en la junta directiva están representantes de grupos empresariales multinacionales como Exxon Mobil, la principal corporación petrolera, y el Bin Laden Group, la primera constructora de Arabia Saudí y del mundo. La junta directiva incluye también al Presidente del Consejo empresarial U.S. – Qatar, que no es solo una asociación de comerciantes.

La disección de este Consejo no tiene desperdicio. Al hacerla encontramos: A las petroleras USA: Exxon – Mobil, Chevron. Conoco Philipps. Occidental Petroleum Corporation (Oxy). Las empresas de armamento USA: Raytheon, Boeing, Honeywell y la consultora de defensa e inteligencia para el gobierno Booz Allen Hamilton. Junto con los bancos, empresas y el líder de los medios de  terrorismo informativo de Qatar: Al Jazeera.

Así que Karen Koning AbuZayd trabaja como directivo para un tanque de pensamiento ligado estrechamente a la CIA, al Pentágono, a los dos principales negocios planetarios: petróleo y armas, además de a Qatar y Arabia Saudí, los principales financieros de la oposición y del terrorismo en Libia y Siria. Que esté al frente de la Comisión “Independiente” de Derechos Humanos de la ONU para Siria, es la vieja estrategia de poner a un incendiario a dirigir el departamento de bomberos.

Lo que no te cuentan sobre Siria: 10 mentiras sobre la masacre de Houla

-ENF: El director de Amnistía Internacional para Siria, Neil Sammonds, reconoció en el canal de televisión, Democracy Now, que no han estado en Siria y que se basan en entrevistas hechas por teléfono o en otros países a la hora de elaborar los informes. ¿Ocurre lo mismo con la Comisión de Derechos Humanos?

A.E.: Con semejante dirección, inevitablemente los informes que la Comisión elabora sin pisar Siria, recogen solo los testimonios que corroboran su conclusión preestablecida; culpar a Assad. Al mismo tiempo excluyen incluso los informes de los observadores de la ONU presentes sobre el terreno, como el de la masacre de Houla del General Mood que han enterrado y substituido descaradamente por el suyo.

Los informes sobre Siria del Consejo de Derechos Humanos repiten el cínico guión que se utilizó en Libia para engañar al público y que aceptase la “guerra humanitaria”.  Por eso he dedicado muchos artículos, presentaciones en conferencias y vídeos a desmontarlos documentadamente.

La ONU “pierde” el informe sobre la masacre de Houla

-ENF: La Comisión de Derechos Humanos aseguró haber “perdido” el informe sobre la masacre de Houla que elaboró la misión de observadores de la ONU (UNSMIS) y  la Liga Árabe. Resulta difícil de creer a no ser que las conclusiones de esos informes no fueran lo que ellos esperaban…

A.E.: Es  muy importante resaltar que el horror de la masacre de Houla no era un daño colateral de una operación militar. Fue hecha deliberadamente asesinando niños para que la Comisión y toda la recua de organizaciones que, hipócritamente, defienden los derechos humanos pudieran utilizarla como coartada, y que los medios de desinformación empleasen sus fraudulentos informes para conmover a la gente.

Las conclusiones de sus informes son un atentado terrorista al sentido común y además una burla macabra contra las víctimas de las masacres que ella misma promociona. Su credibilidad es tan nula como la de los grandes medios de desinformación masiva que los repiten atribuyéndoselos falsamente a la ONU. Su complicidad con los crímenes contra la humanidad que se siguen perpetrando ahora mismo en Libia y Siria es total.

Sabiendo todo esto ¿puede quedar algún ingenuo que aún confíe en todas estas fraudulentas organizaciones? La difusión de estos hechos a todo el mundo es la principal arma contra las guerras, en la que todos podéis colaborar.

Entrevista realizada por:  Myriam Merhi Andión

Imagen: Joaquina López Garrido

A %d blogueros les gusta esto: