Barricadas

Gamonal, ya harto, protesta contra el bulevar

ACTUALIZADO EL LUNES 13/01/14

El viernes alrededor de las 17:00 horas se convocó en el barrio de Gamonal de Burgos una manifestación pacífica contra la construcción del bulevar en la céntrica calle Vitoria, que ahora consta de cuatro carriles y será convertida en una avenida con un carril por sentido y la eliminación de los aparcamientos mediante la creación de un parking subterráneo. Alrededor de las 22:00, la policía comenzó a cargar de forma brutal contra los manifestantes. Como respuesta, los vecinos formaron barricadas quemando varios contenedores y rompiendo algunas marquesinas y lunas, entre ellas la de algunas sucursales bancarias. Además, desde las ventanas de los edificios de la zona se exigía la retirada de la policía haciendo sonar cacerolas. Diecisiete personas fueron detenidas, entre ellas un menor, y hay seis antidisturbios heridos. El sábado volvió a convocarse otra manifestación exigiendo la puesta en libertad de los detenidos el día anterior. De nuevo hubo enfrentamientos entre protestantes y policía. El domingo sucedió lo propio, protestando esta vez también ante la sede de Promecal, donde se encuentra el Diario de Burgos, y grupo perteneciente a Antonio Miguel Méndez Pozo, el también propietario de la constructora del bulevar. Por otra parte, el viernes fueron alrededor de 300 personas las asistentes; el domingo superaban las 3.000. Hoy lunes han conseguido detener el avance de las obras, pero el alcalde está convencido de que quiere continuar.

Los vecinos de Gamonal llevaban meses protestando de forma pacífica contra esta decisión urbanística, incluso llevan esperando desde mayo reunirse con el alcalde, pero el Ayuntamiento ha hecho caso omiso. El hartazgo ha provocado que esta manifestación convocada de forma pacífica haya terminado de esta manera. Pero, ¿cuál es el asunto de fondo? ¿Por qué los burgaleses no quieren el bulevar? La primera razón es el presupuesto: su construcción costaría alrededor de ocho millones de euros en un momento de crisis y recortes, por lo que los vecinos no lo consideran necesario ahora mismo. Entre algunos recortes que el Ayuntamiento ha llevado a cabo se encuentran la reducción de líneas de autobuses urbanos, además del incremento de su precio, y el cierre de escuelas infantiles, con la excusa del déficit municipal.

Pero hay otra cuestión: ¿qué tiene de bueno el bulevar que comenzó a construirse el jueves? Poco. Con la eliminación de las 350 plazas de aparcamiento actuales se creará un parking subterráneo con 256 plazas, al módico precio de salida de 19.800 euros cada una. Pero es que tampoco mejorará el tráfico, debido a la reducción de cuatro carriles a dos. La primera fase de construcción del bulevar costará ocho millones de euros, sin contar el gasto en policía debido a su presencia permanente ante la negativa del barrio.

Por lo tanto, la única explicación ante esa decisión del alcalde en momentos tan duros económicamente es la especulación, ya que la única parte beneficiada es la constructora MGB, que pertenece a Antonio Miguel Méndez Pozo, quien también es presidente del Grupo Promecal y editor del Diario de Burgos. El proceso de asignación del proyecto también fue dudoso, teniendo en cuenta las estrechas relaciones entre el alcalde, Francisco Javier Lacalle, y el constructor. Méndez Pozo es ya un viejo conocido en la ciudad: fue condenado a siete años de prisión por falsificación de documentos hace ya veintidós años, aunque sólo cumplió nueve meses. Debido a su poder en empresas y medios de comunicación, el Ayuntamiento siempre ha estado a su servicio. No es extraño, pues, que los burgaleses le consideren el cacique de la ciudad y el verdadero jefe.

Como último punto, es interesante señalar que tras las desgraciadamente infructíferas protestas pacíficas durante semanas, el barrio decidió tomar la calle y cortar por lo sano. Sólo queda por decir que en 2005, a través de actuaciones como esta, los protestantes lograron paralizar la construcción de un parking previsto en la importante calle de Eladio Perlado. A día de hoy (lunes 13), los vecinos han asegurado que no pararán hasta que se libere a todos los detenidos y se detenga la construcción o, al menos, el alcalde acceda a reunirse con ellos. Desde Génova ya se han puesto en contacto con Lacalle pidiéndole que anule el plan que ha provocado las protestas. El Partido Popular tiene miedo.Como última nota, todo el mundo rechaza la violencia, pero desgraciadamente hasta que no han tenido lugar los disturbios, Gamonal no ha conseguido que sus peticiones sean difundidas. Y, tras unos días de diversa cobertura, los medios se han visto obligados a profundizar en el asunto y así dejar constancia de que no han sido unos hechos aislados.

Arde también Melilla

Como parecen ser los barrios los decididos a cambiar las cosas, también a Melilla llegaron disturbios durante el fin de semana. Los barrios de Reina Regente, Monte María Cristina y la Cañada de Hidum, vivieron importantes enfrentamientos, en este caso por el hartazgo ante las altas tasas de paro y exclusión social, las más elevadas de la ciudad autónoma. Ya en octubre de 2010 tuvieron lugar hechos similares, y entonces los disturbios se prolongaron durante varios días y se extendieron a otras zonas de la ciudad.

A %d blogueros les gusta esto: