unai_aranzadi_director_1-editado

Unai Aranzadi: “Lo único que nos queda a los pueblos e individuos es que, al menos, sea justo el relato”

El escritor francés Albert Camus decía que, una prensa libre podía ser buena o mala, pero sin libertad, la prensa nunca sería otra cosa que mala.

Unai Aranzadi (Getxo, 1975) es un periodista vasco afincado en Estocolmo. Viaja por los lugares más insólitos para rescatar aquellas historias que, probablemente, no interesan en la agenda-setting de los grandes medios.

Su ética y profesionalidad son de sobra conocidas…

El Nuevo Fígaro: ¿Cómo y cuándo surge la idea de ser reportero especializado en guerras?

Unai Aranzadi: Desde la adolescencia. No cejé en mi empeño hasta poder viajar a Palestina cuando tenía unos 19 o 20 años. Lo hice de forma independiente, con el dinero que había ganado por realizar unos vídeos deportivos. Tenía claro lo que quería y no quería esperar a que me mandase nadie.

ENF: Asegura “utilizar” este oficio como herramienta comunicativa para precipitar el cambio social en el mundo. Una visión bastante optimista por su parte…

U.A.: Suelo decir que el valor está en el intento, y que todas las victorias son hijas de un intento, por tanto, por mal camino no vamos…

ENF: Viaja de la manera más precaria, alojándose en los sitios más baratos o en casas de gente. ¿Cree que es la mejor manera para conocer la realidad de los pueblos?

U.A.: Sin duda. Sufriré como un perro, como llevo sufriendo en la mayor parte de mis viajes desde hace ya casi veinte años, pero ya que no puedo presumir de lujos, recursos y desayunar codo a codo con los gurús del negocio desinformativo, podré presumir de tener el pulso del barrio, la vereda, la comuna… el pueblo, vamos.

ENF: No acepta que el poder económico que paga por historias determine qué historias contar. Eso le honra, ¿no le parece?

U.A.: Eso no lo sé, pero lo que sí sé y guardo con celo muchas pruebas de todos estos hechos es que, he rechazado ofertas jugosas de televisión y otros medios por no estar dispuesto a cobrar o alcanzar la fama profesional bajo cualquier línea editorial o bandera.

ENF: “No importa dónde publicas sino qué publicas”, es otra de sus afirmaciones.  Lo dice alguien que ha cubierto conflictos para medios como CNN, BBC o Al Jazeera…

U.A.: Y también en La Jornada, GARA, periódicos suecos o Rebelión. A mí, las grandes firmas, las grandes redacciones o las elites no me impresionan nada. Me he sentido igual de a gusto preparando algo en un pequeño diario vasco o portal de izquierdas, como editando en los estudios de Shepherds Bush BBC en Londres, o haciendo postproducción en Torre España. Lo triste es que todo el mundo pierde el culo por verse en grandes marcos. Lo ves hasta en las redes sociales con compañeros de izquierda. Cuando ven tu nombre o el de un colega en el marco de un medio del Poder, ya te están loando y encumbrando; les gusta, les pone y caen en la trampa. Sin embargo, publicar lo mismo o algo mucho mejor en un medio de Internet gratuito no levanta tanta palmada y expectación. Es una forma de complejo, de debilidad mental y esclavismo que guarda el pueblo no emancipado.

unai-aranzadi-1

Entrevistando a niño soldado del FDLR en RDC.

ENF: “Hablar de guerras y decir que uno no hace política es sencillamente una contradicción”. Explíquese…

U.A.: ¿Por qué Obama o Putin viajan siempre con su propio interprete? Porque la interpretación de su discurso es ya de por sí un hecho político. El fotoperiodista Don McCullin, con quien tuve el gusto de pasar un tiempo durante la invasión de Iraq en el 2003 lo acaba de decir así en una reciente entrevista. Cualquier periodista honesto te lo va a reconocer. Desconfiar de los buitres con falso discurso profesional o humanitario. Todo es política, y ya sabemos que la guerra es la política por otros medios….

ENF: ¿Existen conflictos que no interesan en el mercado de noticias?

U.A.: Sí, chiquitos y grandes. Yo voy con mucha frecuencia a Colombia y cada cierto tiempo al Congo. De este último te puedo decir algo. Si un periodista español vuelve a escribir que “al mundo le ha dado igual Siria durante dos años”, creo que los cinco millones de muertos en el conflicto congoleño saldrán de sus tumbas y vomitarán. Y sobre el primer ejemplo, el de Colombia, te puedo decir que esta misma semana tenemos las movilizaciones de campesinos, en un país en el que a estos el gobierno los ha matado de forma sistemática, probada y brutal durante años y años. Pues bien, el país entero está militarizado como respuesta a marchas pacíficas, hay videos por la red de policías atentando contra muchachos desarmados y, ¿alguien hace campaña contra el Presidente Santos?, ¿salen en los medios los campesinos muertos frente a las cámaras?, ¿le dan un diez por ciento de lo que le dedican al tremendo caso de los gays con publicidad prohibida en Rusia? No.

ENF: Estados como el de Venezuela o Cuba resultan ser “carne de cañón” para los medios que actúan como eco de las grandes potencias occidentales. Sin embargo, nada o muy poco sabemos de lo que ocurre en países como Honduras o Colombia. ¿Por qué?

U.A.: Porque son países donde el capital transnacional campa a sus anchas, desde BBVA hasta telefónica o una multinacional de pescado congelado, por tanto, si la vaca da leche, a  la vaca ni se le menta ni se la toca…

ENF: Ha cubierto la guerra colonialista de Irak, el saqueo del Imperio en la región y la muerte que ello ha causado y continúa causando. Diez años después, ¿qué opina de aquella “intervención humanitaria”?

U.A.: Que fue nefasta (a los hechos me remito) y que ha sido una gran canallada que le ha salido gratis a estos monstruos de Bush, Blair, Aznar, etc… más no sólo a esos, sino a las plumas del Poder que apoyaron la guerra. A todos esos liberales y conservadores que se las dan de gurús neutrales y expertos. Sería fantástico leerles la cartilla sobre cual fue su granito de arena en pos de aquella guerra, como con la de Libia, donde hasta los freelance fueron a seguir el discurso impuesto por la OTAN.

ENF: Ahora el nuevo destino “humanitario” de la alianza EEUU-Israel es Siria. ¿No le parece que país que tocan, país que rompen?

U.A.: Sí, lo he dicho en anteriores entrevistas exactamente así.

ENF: En una entrevista concedida a una revista comentaba que el periodismo está “peligrosamente sobrevalorado”. ¿Por qué?

U.A.: Porque lo está. Los datos no significan nada. Según algunas teorías del periodismo la información que ofrecen es ya de por sí un valor, pero según eso, la guía telefónica de Nueva York debería de explicar Nueva York, y no lo hace. Lo hará la literatura, el cine, la música y los movimientos sociales, pero tener a cuatro junta letras como escribas de nuestro tiempo me parece peligroso, sobre todo desde que tenemos un sistema mediático en el que para escribir hace falta tiempo que es dinero y quien tiene el dinero, tiene el poder. Por tanto, ya sabemos qué escribirán.

ENF: ‘Colombia invisible’ es su último trabajo. Un proyecto patrocinado por la organización vasca ‘Mundubat’ que denuncia los crímenes cometidos por el Estado. Con cifras tales como cinco millones de desplazados, 3000 sindicalistas  muertos y 175.000 asesinatos a manos de los paramilitares, ¿cómo es posible que esta barbarie no trascienda en los grandes medios?

U.A.: Los medios viven de la publicidad. La publicidad en España la paga en enorme medida, Iberdrola, Mapfre, BBVA, BCSH y otros grandísimos negocios con presencia en Colombia, es decir, que hacen negocio en la guerra que el Estado lleva a cabo contra el pueblo colombiano. Por otro lado a esto se suma el hecho de que varios personajes de ABC, Vocento, Prisa, etc… además de tener plata o voz en estos medios, tienen acciones de estas empresas con intereses en Colombia, por tanto la opción para ellos no es ni siquiera callarse sobre los crímenes de Estado sino atacar a los que combaten y denuncian los crímenes de Estado. Son agresivos con sus políticas sobre el terreno y son agresivos desde sus privilegiadas tribunas.

ENF: ¿Qué me dice de la lucha contra el narcotráfico y el “terrorismo” de las FARC?

unai-aranzadi-3

Con un frente móvil de la guerrilla maoísta filipina.

U.A.: Es un tema largo, pero resulta gracioso que la banca española, que es la que de mil maneras blanquea todo el dinero del narco en Colombia y México, sea a la vez la que da créditos amables y publicidad a  los medios que dicen que las FARC son narcos. Los guerrilleros son unos narcos muy raros, los matan a todos desnutridos con sólo un fusil y un libro en la mano, ¿dónde están sus fiestas, mansiones y lujos propios de un buen narco? Alfonso Cano, Raúl Reyes, Jorge Briceño, todos muertos en la montaña tras décadas de resistencia teniendo como única posesión unas botas desgastadas … lo dicho, unos narcos muy raros.

ENF: Asegura que su terapia ante el dolor de los pueblos oprimidos es hacerles justicia con la memoria. Eduardo Galeano escribió: “La democracia tiene miedo de recordar y el lenguaje miedo de decir”. Parecen estar en sintonía…

U.A.: Sí, el relato lo es todo. Por ejemplo, yo soy vasco, biznieto, nieto e hijo de exiliados. Ya que no se ha dado justicia a nivel de Estado, lo único que nos queda a los pueblos e individuos es que, al menos, sea justo el relato.

ENF: Ha sido un verdadero placer…

U.A.: ¡Lo mismo digo!

Podéis seguir su trabajo en: http://www.independentdocs.com

Entrevista realizada por: Myriam Merhi Andión

Imagen principal: Unai Aranzadi cubriendo el golpe de Estado en Honduras.

A %d blogueros les gusta esto: