inma-serrano-busca-parejas-lesbicas

Inma Serrano: “‘Voy a ser sincera’ ha marcado el punto de libertad en mi vida”

Decía el músico estadounidense Kurt D. Cobain que la música era sinónimo de libertad, de tocar lo que quieras y como quieras, siempre que fuera bueno y tuviera pasión. Que la música fuese el alimento del amor.

Lejos de ser un visionario, Cobain describió la música tal y como la siente nuestra entrevistada. Ella es Inma Serrano (Alicante, 1968). Cantautora, compositora e intérprete, Inma Serrano es sinónimo de arte y sensibilidad. Alquimista de sueños, consiguió hacer de su vocación su profesión.

El Nuevo Fígaro: ¿En qué momento de tu vida decides dedicarte a la música?

Inma Serrano: Realmente ha sido un sueño cumplido. Cuando mi hermana Ana venía a Caravaca de la Cruz desde Granada, donde estudiaba Geología, siempre resultaba una inmensa alegría. Venía con su guitarra y eso suponía una explosión de alegría, de felicidad. Cuando tenía ocho añitos, le escribía cartas y las musicaba. Fue entonces cuando comencé a hacer canciones y a soñar con la profesión.

ENF: Han pasado 19 años desde que publicaste tu primer álbum titulado ‘Inma Serrano’ (1995). ¿Cómo recuerdas aquella primera ilusión?

I.S.: Fue fascinante, ideal. Fue la demostración de que el tesón posibilita que se hagan realidad muchas cosas. Y más en el mundo de la música que tiene un componente de suerte. Estoy convencida de que cualquier tipo de meta, si uno lucha, al final lo consigue. Mi primer disco fue un viaje…

ENF: La melancolía siempre ha estado presente en tus canciones. ¿Es un buen ingrediente a la hora de componer?

I.S.: Es cierto que cuando estás melancólico agarras más la guitarra. Lo haces con la finalidad de expresar tus sentimientos. Cuando haces una canción y consigues trasladar ese sentimiento, resulta ser una terapia increíble.

ENF: Los cantautores, al igual que ocurre con los escritores y los poetas, escriben porque existe una necesidad de expresar lo que sienten y piensan. Por tanto, el arte es una terapia tanto para el que lo expresa como para el que lo recibe, ¿no crees?

I.S.: Indudablemente. Para mí lo más bonito es cuando alguien se acerca a ti y te dice que tu música le ha sido de ayuda en un momento importante. ‘Tú eres la única verdad’ es una canción que luego se ha convertido en amiga. Esta persona me dijo que se la cantaba a su papá cuando estaba en el hospital. Es el caso también de ‘Cantos de sirena’, ha protagonizado historias de amores y desamores. Al fin y al cabo, eso es lo bonito, que tu música marque a las personas.

ENF: El compromiso y la solidaridad son tus compañeros de viaje. ¿Los cantautores se deben al compromiso social o quizá solo tenga que ser una opción?

I.S.: No sabría decirte. Yo creo que cada uno puede hacer lo que considere oportuno. Tienes que sentir esa llamada interior. Si la sientes, tienes que hacerlo. Yo me he encontrado con la disyuntiva de que hay a quien no le ha venido bien. Me parece perfecto que haya gente que tenga una vida ordenada, maravillosa y que no se despeine un pelo. Indudablemente, si yo salgo a la calle, si colaboro en actos o hago según qué cosas, hay un “cero coma” en lo que me pueda equivocar porque así es la vida, pero es mi opción. Prefiero no quedarme en casa y participar en la vida.

ENF: Hace cuatro años decides irte a vivir a México. ¿Por qué?

I.S.: Fue de un modo natural. Hace siete años aproximadamente, me invitaron a impartir un curso de composición y a dar un concierto en el Centro Cultura Español en México. Me enamoré de este país. Fui provocando más viajes porque me sentía muy bien tanto a nivel personal como profesional. Se me fueron abriendo las puertas para desarrollar mi música. Me siento muy integrada, es un país precioso, al igual que su gente. Ahora tengo el privilegio de disfrutar de lo mejor de España y México (sonríe).

ENF: En una entrevista concedida a RTVE comentabas que la gente allá conserva la ingenuidad y la frescura pese a ser un país donde la violencia se practica a plena luz del día…

I.S.: El hecho de que exista un problema hace que la gente sea así. Yo siempre digo que hay una parte de la sociedad que “aprieta” mucho, son los malotes y hacen mucho ruido. Y hay otra gran parte de la población que es fantástica, impecable, cariñosa, estudiosa y trabajadora. Hay que quedarse con lo bueno que tiene México, que es inmenso.

Inma Serrano

Inma Serrano

ENF: Tu último trabajo ‘Voy a ser sincera’ se ha grabado entre España y México. Comentas que este disco ha marcado un antes y un después en tu carrera. ¿Por qué?

I.S.: Sí, tuve la suerte de que Áureo Baqueiro, que es uno de los grandes productores de México, me produjera las canciones de este disco. También grabé parte del disco en Ghana. Allí grabamos las pistas de las voces y las mandamos a Los Ángeles. Fue muy gracioso porque costaba mucho subir la pista a la nube para que la pudieran mezclar allá en Los Ángeles (ríe). Además, este disco marcó el punto de libertad en mi vida. También de madurez. Al mismo tiempo que grababa el disco, estaba haciendo el proyecto de Ghana. Me pilló con un espíritu muy independiente y muy libre por mi parte, con lo cual yo marcaba mis tiempos. Hay momentos mágicos en la vida donde tus deseos se cumplen.

ENF: ¿Resulta fácil sobrevivir tantos años en la música siendo tu propio sello discográfico?

I.S.: Es más complicado. Yo me marché de Warner en mi tercer disco y, si hubiera sabido lo que sé ahora, quizá no me hubiera marchado. Ser independiente es mucho más trabajoso, pero se puede. Lo que hay que hacer es celebrar que esa independencia me ha enseñado mucho, así que creo que el balance es muy positivo.

ENF: En 2006 editas ‘Polvo de estrellas’, una grabación en directo con la banda en el Teatro Reina Victoria de Madrid. Debió de ser una experiencia inolvidable…

I.S.: Sí, aún recuerdo cuando sonó el ring de los cinco minutos. Recuerdo que me dije a mí misma: “Bueno, Inma, ¿por qué no te has dedicado a otra cosa?” (ríe). Pese a todo, fue una experiencia muy bonita. Además, hice la producción ejecutiva y artística, como sello independiente. Tengo la gran suerte de tener a mi lado personas increíbles que me apoyan en todo, como puede ser Toto Oñate a la percusión, o Nacho García, que es mi mano derecha en cuanto a producción.

ENF: Has colaborado con artistas de la talla de Tontxu, Mercedes Ferrer, Antonio Carmona o Mai Meneses, entre otros. ¿Cómo recuerdas esas colaboraciones?

I.S.: Antonio Carmona, a quien quiero mucho, hizo la primera colaboración en mi disco, siempre ha sido un padrino excelente. Mai Meneses es una de las grandes artistas y compositoras del país y me apasiona, además es una bellísima persona. Tontxu es mi hermano, es una persona increíble. Al igual que ocurre con Vicente Seguí, ha sido un súper descubrimiento. Para mí son mi familia. Lo mejor que te puede dar esta profesión es una colaboración de verdad, de corazón.

ENF: Tontxu sigue presente en tu carrera musical. Durante los meses de marzo y abril, te ha acompañado junto con el cantante Vicente Seguí (ganador 3ª edición OT) en tu gira por España “Mi sueño tiene un color”. Háblame sobre esa gira…

I.S.: Necesitaba un poquito de España (sonríe). Me pareció estupendo hacer una serie de conciertos y preferí contar con ellos para rodearme de talento y de cariño al mismo tiempo. Se lo propuse a ambos y estuvieron encantados de acompañarme. Ha sido igual de placentero por la cuestión artística como increíble por lo personal. Ha sido un lujo trabajar con ellos.

ENF: ‘Cantos de sirena’ es ya un himno en la música. La compusiste de madrugada en tu cocina. ¿La inspiración no conoce horarios?

I.S.: En ese momento, acababa de pasar a partitura una canción flamenca y me quedé con el soniquete español. Entonces, me acordé de mi abuela Juanita, ella era muy española (ríe). Además, ese mismo día había hablado con Miguel Gallardo. Hablando sobre unos asuntos me dijo: “Inma, no te dejes llevar por cantos de sirena…” Fue él quien me dio la idea de titular así esta canción. Ha sido la que más alegrías me ha dado.

ENF: De Cantos de sirena a Cantos de Ghana…

I.S.: Sí, fui a visitar Ghana para realizar el curso de composición y para ofrecer un concierto con la embajada. Fui a visitar también las misiones españolas que hay por allí trabajando y que desempeñan una labor increíble. Me pareció una oportunidad muy buena para conocer el país. Visité unas escuelas de los Hermanos Maristas. Estando allí, conocí a uno de ellos, el Hermano Aureliano, una persona magnífica. Preparó a los niños para que cantasen ‘Cantos de sirena’. Así es como me recibieron y me dieron la sorpresa, cantando y bailando al son de los tambores mi canción. Fue emocionante. Me comentaron que iban a construir una escuela y pensé en organizar este proyecto con varios artistas españoles para financiarla.

ENF: El año pasado grabas ‘Banco de lágrimas’. Una canción que denuncia los atropellos sociales por parte del Gobierno, como son los desahucios y los recortes en los derechos más elementales. La canción dice así: “Yo creía en ti como se cree en la luna nueva, yo creía en ti como se cree por vez primera”. ¿En qué sigue creyendo Inma Serrano?

I.S.: En las personas. Te das cuenta de que hay personas que están en ese otro lado, en el perverso, en el maligno y que no les queda otro remedio que ser opresores de otras personas. Son instrumentos usados como ordenadores o máquinas a quienes no permiten modificar ciertas cosas. Por culpa de un sistema nefasto de ceros y unos que puede debilitar su capacidad intelectual para discernir si se da otra oportunidad o no, si se ayuda al prójimo, etc. Existe un sistema elevado que nos tiene absolutamente atrapados a todos. Creo que es positivo ser consciente de ello para que sepan que no somos idiotas y que somos hasta compasivos con ellos.

ENF: Inma Serrano, muchas gracias por tu música y por tu compromiso.

I.S.: Muchísimas gracias.

 

Entrevista realizada por: Myriam Merhi Andión

Imagen: Inma Serrano

 

A %d blogueros les gusta esto: