Rosa Garrote

Rosa Garrote: “Es muy importante que se reconozca que el accidente se podría haber evitado”

43 muertos + 47 heridos = 0 responsables, las cuentas no nos salen a nosotros, y menos a las víctimas del metro de Valencia de 2006. Rosa Garrote, presidenta de la asociación 0 responsables habla para El Nuevo Fígaro. Escribe y lee los manifiestos en las concentraciones mensuales en la plaza de la virgen. Refleja en sus palabras el sentimiento de impotencia y ansias de justicia de todos aquellos afectados como ella. Rosa perdió a su hermana gemela en el accidente.

El Nuevo Fígaro: ¿Cómo recuerdas aquel 3 de julio de 2006?

Rosa Garrote: Recuerdo la desesperación de no saber nada de mi hermana. Me llamó mi cuñado diciendo que ella y mi sobrina se habían ido de compras a Valencia y no le cogía el móvil. En un principio, quieres pensar que no tiene por qué ir en ese metro, pero conforme va pasando el tiempo, llamando sin parar a su móvil, y no lo coge, empiezas a pensar que quizá sí que iba en ese tren… Empecé a llamar a los hospitales y no estaba en ninguno. Tampoco estaba en la lista de fallecidos. Pero en un hospital había ingresado una herida del accidente sin identificar, aunque el médico insistía en que era una joven, en ningún caso podía tener 41 años. No fue hasta las 10:30 de la noche cuando me llamaron para decirme que sí era ella. La habían identificado por las huellas dactilares.

ENF: ¿Crees que podría haberse evitado?

R.G.: Por supuesto. Las líneas 3 y 5 tienen instaladas unas balizas que frenan automáticamente el tren si detectan un exceso de velocidad. Pero la línea 1 no contaba con ese sistema de seguridad. La baliza instalada sólo controlaba la entrada en el andén, pero no la curva anterior al mismo. Si se hubiese programado la baliza ya existente para controlar la velocidad de paso por la curva, frenando el tren si superaba la velocidad recomendada, no se habría producido el descarrilamiento y posterior vuelco. De todas formas, no hay que olvidar que la mayoría de muertes se produjeron debido al mal sellado de los cristales, que se “desprendieron” enteros, quedando los viajeros totalmente indefensos, y cayendo por el hueco de las ventanas a las vías, y el tren les pasó por encima. Si los cristales hubiesen estado bien sellados y no se hubiesen desprendido, no se habrían producido tantas muertes.

ENF: ¿Cómo surgió la asociación de víctimas?

R.G.: Porque había muchas dudas. La Comisión Parlamentaria que tuvo lugar en agosto, sin haber finalizado aún la investigación judicial, concluyó que la línea era segura y que el accidente había sido inevitable. Se le echó toda la culpa al conductor y nadie decía nada por la falta de medidas de seguridad. No estábamos de acuerdo, y no nos podíamos quedar de brazos cruzados.

ENF: ¿Cuál es vuestra opinión respecto a cómo se controló la situación después del accidente? ¿Y de que Camps no diese la cara ante las víctimas?

R.G.: La gestión posterior al accidente ha sido mala. Intolerable. Inaceptable. Demuestra muy poca humanidad, y cómo, lamentablemente, los políticos se alejan cada vez más del ciudadano. Desde el primer momento, la única preocupación era echar la culpa al conductor y que no se mencionara la falta de medidas de seguridad ni la falta de inversión. Por eso se dio la orden a Radio Televisión Valenciana (RTVV), de tratar el accidente como información de bajo nivel y priorizar la noticia de la visita del Papa. A partir de ahí, todas las actuaciones iban encaminadas a difundir el mismo mensaje: había sido un hecho fortuito, y la culpa era del conductor. A algunas familias de Torrent (municipio del que eran la mayoría de víctimas), las visitó Juan Cotino, que entonces era conseller de Agricultura, manifestando su preocupación por las familias, estudios de los hijos, ofreciendo trabajo en empresas familiares o en empresas públicas; y a continuación, preguntaba si se iban a personar en la causa judicial… Tras solicitar en enero de 2007, por registro de entrada, una reunión con Francisco Camps, que era President de la Generalitat, contacta con nosotros su Vicepresidente, Víctor Campos, pero tras la victoria electoral del PP en las elecciones autonómicas de 2008, ya no nos vuelve a llamar. Según declaraciones en prensa “las urnas les han dado la razón”. A todo esto, durante la campaña electoral, Camps decía llevarnos en el corazón…

ENF: ¿Crees que realmente hubo un complot para intentar acallar voces? Quizá el cambio de nombre de la estación donde se produjo el accidente sea un ejemplo de ello…

R.G.: Sabemos que hubo un complot, porque así lo han denunciado los trabajadores de RTVV. También lo demuestra que directivos de Ferrocarrils de la Generalitat Valenciana (FGV) se reunieran para preparar lo que tenían que decir en la Comisión Parlamentaria. Es evidente que había un interés en establecer que la culpa había sido del conductor y que no había ninguna responsabilidad por parte de la empresa en lo ocurrido. Y para que el tema fuera cayendo en el olvido, nada mejor como hacer desaparecer cualquier recuerdo del accidente, como fue el cambio de nombre de la estación donde ocurrió. La excusa fue que así se relacionaba la estación de metro con la del AVE, recientemente inaugurada, y con carácter provisional. En cambio, a las dos estaciones de metro cercanas a la otra estación del AVE no les modificaron el nombre.

Rosa Garrote (izquierda) y Beatriz Garrote.

ENF: Canal Nou no cortó su emisión para dar cuenta del suceso, dando así prioridad a la visita del Papa. ¿A qué creéis que se debe este hecho?

R.G.: Según han confesado los propios trabajadores, recibieron órdenes de la Presidencia de no interrumpir la emisión, y tratar el tema del accidente como “noticia de bajo nivel”.

ENF: ¿Durante todos estos años habéis notado apoyo por parte de la prensa? ¿Os sentís respaldados por los que son los ojos de los ciudadanos?

R.G.: Hasta la emisión del programa Salvados nos sentíamos bastante solos, ignorados. Para los medios de comunicación, era un tema ya pasado. Aunque algunos medios locales, sobre todo el periódico Levante, sí que se hacían eco de las concentraciones, y publicaban cuando había alguna novedad, como el concierto homenaje de Burjassot, la obra de teatro “Zero Responsables”, diversos premios que hemos ido recibiendo…

ENF: Ha sido la comisión de investigación más corta de la historia parlamentaria en las Cortes Valencianas. Además, se vetaron tanto comparecencias como documentación. ¿Os lo esperabais?

R.G.: La verdad es que nos pilló todavía en periodo de duelo y no supimos lo que había pasado hasta tiempo después, y nos sorprendió muchísimo, porque no sabíamos cómo funcionaban estas comisiones, y ver toda la documentación y testimonios que se habían dejado fuera y la prisa que se habían dado en cerrarla… La verdad es que nos indignó mucho. No nos lo podíamos creer.

ENF: Qué opináis sobre la noticia que saltó a los medios de que Metro Valencia contrató a H&M Sanchis para coordinar las respuestas de los técnicos del metro? Y que ellos lo negaron en su día…

R.G.: Releyendo las preguntas de la Comisión Parlamentaria, ya vimos que un miembro del Grupo Parlamentario Socialista preguntaba sobre esas reuniones, pero no fue hasta ver el informe que fuimos conscientes de la gravedad del asunto. No es que fueran unas reuniones para “aconsejar y tranquilizar”, como justificó la consellera de Infraestructuras, Isabel Bonig, no. Es que se escribieron las preguntas que el Grupo Popular iba a hacer, y las respuestas que los técnicos y directivos de FGV tenían que decir. Creímos que este informe demostraba que la Comisión de Investigación había sido manipulada, pero no pasó nada. El President de la Generalitat, Alberto Fabra, continuó defendiendo la investigación y diciendo que las cosas se habían hecho bien.

ENF: ¿Qué es lo que os hace tirar para adelante año tras año? Habréis vivido momentos duros y en más de una ocasión lo habréis dado por perdido y os habrá invadido el pesimismo. ¿De dónde sacáis la fuerza para seguir luchando?

R.G.: La verdad es que a lo largo de estos años ha habido gente que se ha ido desvinculando de la asociación, porque supone una carga emocional y psicológica muy fuerte. Algunos han vuelto y otros no. A mí, personalmente, lo que me da fuerzas es saber que tenemos la razón, y no quiero que lo que quede para el futuro sea la versión que “ellos” (el Gobierno Valenciano) han creado, y que nos deja a nosotros (la AVM3J) como los “malos de la película”, que sólo queremos dañar la imagen del Partido Popular, y por eso “armamos jaleo”. Para mí es muy importante que se reconozca que el accidente se podría haber evitado.

ENF: ¿Cómo afrontáis desde la asociación la imputación de estos tres técnicos de ferrocarril de la Generalitat?

R.G.: Es una noticia muy importante, porque por fin, después de (casi) 8 años, se debate la responsabilidad de la empresa en el accidente.

ENF: ¿Cuál es el rumbo que va a seguir estos próximos meses la asociación?

R.G.: Por supuesto, con las concentraciones (los días 3 de cada mes, a las 19.00 horas en la Plaza de la Virgen de Valencia, y online mediante www.0responsables.com/plaza), y seguir trabajando para que se amplíe la responsabilidad del accidente a todas las personas que tenían algún cargo en 2006 relacionado con la falta de medidas de seguridad, hasta llegar a la que era directora gerente y máxima responsable de Metrovalencia, Marisa Gracia.

ENF: ¿Qué le dirías a la gente para animarla a que participe en las concentraciones del día 3 de cada mes?

R.G.: Que le podría haber tocado a cualquiera. Cualquier usuario de la Línea 1 se ve afectado por la falta de medidas de seguridad. Pero dejando atrás el hecho del accidente, todavía es más indignante la forma en la que el Gobierno Valenciano ha gestionado el accidente, presionando a los familiares para que no se personasen en la instrucción judicial, manipulando la Comisión Parlamentaria, ocultando informes, borrando los datos de la caja negra, etc. Es responsabilidad de todos y todas denunciar la mala actuación de los políticos y no permitir que siga sucediendo.

Fuente imágenes: Rosa Garrote

Entrevista realizada por: Sara Virto Ruiz

A %d blogueros les gusta esto: