Gaza

Me sigue doliendo Gaza

Hoy no escribiré sobre cifras. Hoy escribiré sobre un pueblo que se desangra con el paso del tiempo.

Un pueblo sometido a una ocupación que deslegitima las palabras humanidad y libertad. Una tiranía que sabe a años de muerte y destrucción. Una tiranía amparada por otras tiranías disfrazadas de democracias con urnas y parlamentos.

Una Comunidad Internacional que silencia a niños, mujeres y hombres que perecen bajo los escombros de sus casas porque una bomba lanzada desde el lado opresor las ha derribado.

Hoy no escribiré sobre cifras. Hablaré sobre escuelas destruidas, sobre hospitales bombardeados, sobre ambulancias que no llegan a tiempo para rescatar los cuerpos que yacen en las carreteras.

Hablaré sobre un bloqueo que mata cada día sin necesidad de bombas ni gases tóxicos. Hablaré sobre escasez de alimentos, de medicamentos, de agua contaminada en una tierra rica y saqueada.

Hablaré sobre Nobeles de la Paz porque jamás debimos darles la palabra. Hablaré de una soberanía robada, de una tierra fértil arrasada. De crímenes impunes, de los años que pasan y nadie hace nada. De un Derecho Internacional que ampara a quien ocupa y devasta. Hablaré de complicidad, de verdugos en la sombra, de intereses que matan.

Pero también hablaré de dignidad. De resistencias que luchan, de brigadistas que entregan su vida por una causa. De seres humanos que aún creen en la esperanza. De un pueblo mártir, de una Palestina sagrada. Hablaré de suprimir fronteras, de derribar muros de la vergüenza, de empatizar con una tierra que grita y se desangra.

Hoy no escribiré sobre cifras porque me sigue doliendo contar, me sigue doliendo Gaza.

A %d blogueros les gusta esto: