Matteo Salvini

Asesinado un joven de 27 años e Italia se preocupa por la nacionalidad del asesino

Giovanni Giaccio

Es ya de noche cuando David Raggi pasea solo por una plaza de Terni. Está volviendo a su casa cuando un hombre arremete contra él con una botella rota y lo mata, cortándole la yugular y la carótida.

El asesinato se produjo la madrugada del 12 al 13 de marzo y ha conmocionado a toda la ciudad y también a toda Italia: el joven, de sólo 27 años, ha sido asesinado en el centro de una pequeña ciudad donde este tipo de sucesos son extraños.

De cualquier manera, lo que ha llamado a la atención en los periódicos italianos ha sido el nombre del asesino de David y, sobre todo, su nacionalidad: es Amine Aassoul, tiene 29 años y es de Marruecos. Como se puede imaginar, el debate no ha tardado en centrarse en la cuestión de la inmigración ilegal y los políticos, sobre todo Matteo Salvini, secretario federal de Liga Norte, han aprovechado el asunto para volver a hablar de los inmigrantes. Está claro que se trata de una batalla mediática beneficiosa cuando se intenta fomentar el odio y el miedo a los inmigrantes.

Sin embargo, en los últimos días, la familia de la víctima ha impartido una lección a toda Italia, incluso a Salvini.  «David no habría querido generar odio», ha afirmado el padre del joven, explicando que él y su familia quieren justicia, pero no venganza.

Está confirmado que Aassoul tiene antecedentes criminales y que, tras ser expulsado del país, había regresado ilegalmente. Igualmente, este hombre no es nuevo en los tribunales italianos. Es decir, Assoul no es un santo, pero no se debe utilizar una tragedia como esta para poner en marcha una batalla de ideales que la víctima tampoco compartía.

Por eso, el pueblo italiano ha apreciado mucho las declaraciones del señor Raggi, quien, como hemos dicho, ha pedido justicia. Por otro lado, hay otro grupo de italianos que parece haber insultado al padre de David por su mensaje de tolerancia. En todo caso, nosotros elegimos seguir el deseo de David y no hablaremos de lo que los racistas quieren que hablemos.

IMAGEN: Mensaje de Matteo Salvini en Facebook pocas horas después de la muerte de David Raggi. Traducción:

Morir a los 27 años asesinado en la calle en Terni, inocente.
Es increíble.
El asesino es un marroquí, borracho y drogado, ya expulsado.
Volvió a desembarcar en Lampedusa, había solicitado asilo.
Ahora está en la cárcel.
Otro muerto en la conciencia de los amigos del Mare Nostrum (la operación que salva a los inmigrantes y los deja llegar a Italia).
Una oración por el pobre David y por su familia.
Y para el asesino, ninguna cárcel en Italia, demasiado cómodo. EXPULSIÓN INMEDIATA con una patada en el culo a su Marruecos, donde realmente podrá pudrirse en una cárcel que se ajuste a un gusano como él.

A %d blogueros les gusta esto: